Culto sin fronteras. Hermanos y hermanas de Tacna (Perú) y de Arica (Chile) celebran cada domingo, vía Zoom, un culto unido  de edificación en este tiempo de emergencia sanitaria, con la conducción de los pastores Leonardo Linares, de Tacna, y el pastor Eduardo Stevens, de Arica.  Es realmente una inspiración y una bendición que hermanos y hermanas de los dos países se unan para alabar a Dios, entonar himnos, orar juntos  y recibir el alimento espiritual.

Antes de la pandemia del COVID-19,  cuando los cultos eran presenciales, cada cierto tiempo los hermanos de Tacna iban a Arica y los de Arica venían a Tacna.

Estas celebraciones conjuntas son de hondo significado no solo  para la vida de los hermanos de ambas iglesias, sino también  para hombres y mujeres de ambos países.  Y está en sintonía con el espíritu que animó a líderes metodistas de Chile y Perú en la década del 70, del siglo pasado, para reunirse en la frontera con otros obispos metodistas de América Latina y del Caribe para orar por la paz y la fraternidad en un tiempo de tensiones entre los gobiernos militares de la época.

Que Dios bendiga a los hermanos y hermanas de Tacna y de Arica, y a los pastores Leonardo Linares (Tacna) y Eduardo Stevens (Arica), que con persistencia continúan celebrando juntos los cultos y fortaleciendo la hermandad y la conexionalidad metodista.

Comparte este artículo.

Agregue un comentario