La Madurez Cristiana que necesitamos

“Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se averg:uence y no tenga nada malo que decir de vosotros”. (Tito 2.7-8) 1) Para ser una Iglesia Misionera. Sí, jamás seremos una Iglesia Misionera si no tomamos en serio el […]