“La Iglesia debe edificar una comunidad de gracia y misericordia que acoja a todo pecador; debe predicar el evangelio con poder en todo tiempo; hacer discípulas y discípulos, evangelizar y bautizar, así como enviar obreros para la misión”, dijo el obispo Adonias Pereira do Lago, de la Iglesia Metodista de Brasil, en una conferencia magistral pronunciada el viernes 16 de febrero durante la XXIII Asamblea General de la Iglesia Metodista del Perú.

   El obispo Pereira do Lago, también presidente del Consejo de Iglesias Evangélicas Metodistas de América Latina y el Caribe (Ciemal), agregó que esas son las marcas esenciales, el ADN, de una iglesia de Cristo, revitalizada, que no vive para sí misma sino que cumple los propósitos de Dios y responde a los desafíos de estos tiempos.

   Cuando una iglesia pierde esas marcas esenciales, cuando no es una comunidad de amor, no evangeliza ni discipula, no ayuda a los necesitados, necesita ser revitalizada, volver a ser inspirada y controlada por el Espíritu Santo (Hechos 1:6-11), afirmó.

   “Dejemos que el Espíritu Santo controle nuestras vidas, que actúe en medio nuestro y seremos una comunidad de bendición para el mundo. Cuando nosotros queremos controlar la iglesia local con nuestros intereses, vamos camino al fracaso; la iglesia se institucionaliza, se burocratiza, pierde su tiempo en cosas innecesarias y no cumple la misión que Dios le encomendó”, expresó.

   Muchas veces nuestras iglesias viven esa realidad, pero es preciso cambiarla. La iglesia no es nuestra, no pertenece al pastor, a una determinada familia y mucho menos al Obispo. La Iglesia es de Dios y todos nosotros somos siervos de Él. Debemos ser, como querían Juan Wesley y el metodismo primitivo, un movimiento del Espíritu. Que trae vida donde hay muerte, que trae liberación al ser humano, que predica la salvación para el perdido. Una iglesia que es luz en medio de las tinieblas, con mujeres y hombres capaces de ser sal y luz en el mundo, concluyó.

 

Comparte este artículo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *