El obispo Samuel Aguilar Curi dijo que las iglesias y comunidades religiosas tienen el imperativo moral de contribuir a preservar los bosques tropicales y defender el hábitat de los pueblos indígenas. Fue durante la jornada de planificación de la “Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales”, realizada en Lima este martes (4/12).

“Se trata de preservar un ecosistema tan amenazado por la pérdida de casi dos millones de hectáreas de bosques en los últimos 15 años y tan importante en la lucha contra el cambio climático y para lograr un desarrollo sostenible. No se trata de un mero asunto paisajista o una preocupación de naturalistas. Se trata de la vida de la humanidad”, agregó.

Para el líder metodista, los creyentes deben ser responsables con la creación. El agua, el aire, la tierra, los árboles, los minerales, las fuentes de energía, las plantas, la fauna deben ser cuidados y conservados porque son creación de Dios y nosotros somos solo los mayordomos.

Advirtió que el modelo de desarrollo consumista está amenazando la vida y el sustento de muchos, especialmente de los más pobres, poniendo en riesgo el legado natural que Dios ha confiado a todas las generaciones. Demandó cambios en los estilos de vida y construir un mundo ecológicamente sostenible, donde sea posible conservar la naturaleza y al mismo tiempo promover el desarrollo económico.

La jornada de planificación, convocada por ONU Medio Ambiente, con apoyo de GreenFaith, el Gobierno de Noruega, Religiones por la Paz y el Consejo Mundial de Iglesias, representada por la Iglesia Metodista del Perú, concluye mañana miércoles con el lanzamiento de la Inciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales. Es la segunda iniciativa que se lanza en América Latina; Colombia lo hizo hace dos semanas y en las próximas semanas se hará en Brasil. (Fotos: Carmen Mollo).

 

Comparte este artículo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *