En un hecho sin precedentes en la historia peruana, líderes católicos, evangélicos, judíos, musulmanes, bahais, budistas, así como representantes de organizaciones indígenas, se han unido para trabajar una iniciativa común para detener la deforestación de nuestra amazonía, que solo en el último año ha registrado una pérdida de ocho mil kilómetros cuadrados de bosques.

Los líderes religiosos consideran un imperativo hacer escuchar su palabra y lanzaron este miércoles 5 de diciembre la “Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales” (IRI, siglas en inglés) que incluye la defensa de los bosques y de las comunidades nativas que en ellos habitan.

La declaración de la IRI fue suscrita por más de 50 líderes religiosos y de comunidades amazónicas. Entre ellos monseñor Alfredo Vizcarra, obispo vicario apostólico de Jaén y coordinador de la Red Eclesial Panamazónica Perú (REPAM); el pastor Pedro Merino, presidente del Concilio Nacional Evangélico; el Sr. Elías Szczytnicki, director regional de Religiones por la Paz-América Latina y Caribe; el obispo metodista Samuel Aguilar, en representación del Consejo Mundial de Iglesias y el Sr. Lizardo Cauper, presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep).

La amazonia peruana ocupa el 65 por ciento del territorio nacional. Sin embargo, su valioso potencial se ve amenazado con la destrucción de miles de kilómetros cuadrados de bosques y esto ha ocasionado sequías, inundaciones y un grave impacto social y cultural para las comunidades amazónicas.

Las causas del estallido de la deforestación y la degradación de los suelos que sufre la Amazonía obedecen a la concesión indiscriminada de territorios indígenas para la explotación intensiva de los recursos naturales, la tala ilegal de madera, la actividad minera, la extracción de hidrocarburos, los monocultivos y las represas. La pérdida de bosques contribuye directamente con el calentamiento global.

En el Amazonas viven más de 330 mil indígenas que tienen una relación vital y espiritual con los bosques, ríos, plantas y animales. La declaración enfatiza que la mejor protección de los bosques tropicales es garantizar la vida y los derechos de los pueblos que los habitan.

Los religiosos peruanos plantean la necesidad de educar y movilizar a las comunidades de fe para crear conciencia ambiental, cuidar la amazonía, valorar las culturas de los pueblos amazónicos y respetar los derechos de los pueblos indígenas. Asimismo, denunciar el modelo de civilización y desarrollo centrado en la extracción de los recursos naturales, que genera desigualdad, destrucción de la Madre Tierra y violación de los derechos de los pueblos indígenas.

En esta iniciativa de defensa de los bosques, los religiosos también plantean una estrecha cooperación con el Gobierno, ONGs ambientalistas, la comunidad científica y sectores empresariales, para defender los bosques, la vida, la tierra y las culturas ancestrales, en beneficio de las generaciones actuales y las futuras.

La iniciativa interreligiosa peruana es la segunda introducida en América Latina. Colombia lanzó su propia iniciativa hace dos semanas. Ambas propuestas, implementadas por ONU Medio Ambiente con el apoyo del Gobierno de Noruega, GreenFaith, Religiones por la Paz y el Consejo Mundial de Iglesias, forman parte de una alianza internacional multirreligiosa que busca brindar un sentido de urgencia y liderazgo basado en la fe para combatir y prevenir la deforestación de los bosques tropicales. (Fotos:IMP).

 

De izq a der. Pastor Pedro Merino, presidente del CONEP; Sr. Lizardo Cauper, presidente de Aidesep; Obispo Samuel Aguilar y el obispo Alfredo Vizcarra.

 

Comparte este artículo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *