0 3 min 3 semanas

El Rev. Aldo Valle Sáenz, 91 años, presbítero metodista desde 1968, partió al encuentro con el Señor el jueves 28 de julio del presente año en la ciudad de Lima, su deceso acongojó a todo el ámbito de la iglesia nacional, porque la vida y ministerio del Pastor Valle trascendió dejando huellas en la vida de muchos hermanos y hermanas.

El Pastor Valle nació en Cajamarca, casado con la Rev. Margaret Prowse de Valle; sus hijos Juan e Irene radican actualmente en Inglaterra.

Su trayectoria se resume en su ministerio pastoral itinerante acompañando muchas iglesias locales en Tarma, Satipo (Río Negro), Cerro de Pasco, La Merced, San Ramón, Concepción, San Jerónimo, Chosica, La victoria, El Rosal entre otros. Una persona muy atenta a suplir las necesidades de las personas. Asimismo, es conocido como un Gran Evangelista por su disposición de movilizarse a diferentes iglesias para hacer la labor evangelística, recordamos su trabajo con la juventud.

Fue presbítero en plena conexión presente en la I Asamblea General de la IMP (Autonomía 1970), en setiembre del 2014 recibe un reconocimiento a través de una placa recordatoria de la iglesia nacional por su testimonio y entrega a la obra de Dios. Desde 1960 realizó estudios teológicos en el Instituto Superior de Obreros Cristianos (ISOC). En el Hogar Estudiantil Metodista (Av. Bolivia 527 Breña) y en 1965 en el Seminario Wesley, de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia, en la ciudad de Montero. Fue un participante activo en los cultos de Acción de Gracias por el Perú, trabajo con la fraternidad de pastores de Lima, el 2007 presidio la comisión de evangelismo donde se inicia el movimiento de Oración.

La Iglesia Metodista del Perú hace llegar sus condolencias a la Rev. Margaret, sus hijos y demás familiares por el sensible fallecimiento de quien en vida fue: Rev. Aldo Valle Sáenz. Oramos a Dios para que conceda paz y consuelo espiritual

Recordamos con cariño al pastor Aldo por su amistad y por el ministerio pastoral que cumplió desde nuestra iglesia. Hoy descansa en el Señor.

“Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”. Apocalipsis. 14:13

Comparte este artículo.

Agregue un comentario